EXCLUSIVA: Andy Vázquez, un Facundo que se reinventa en Miami

Andy Vázquez, un Facundo que se reinventa en Miami

Parecía que habíamos conversado antes. Parecía que, además, lo habíamos hecho mucho. Lo creía más abierto, sin embargo, resultó medio tímido, introvertido, reservado.

Fue de tan solo minutos el diálogo que sostuvimos hoy a través de las redes sociales, no obstante, bastó ese ‘ratico’ para entender que, detrás del querido y popular personaje de Facundo, se esconde un hombre que sabe reinventarse.

Hoy, cuando ya comenzaba a oscurecer, Andy Vázquez, el actor cubano que se ganó miles de fieles seguidores gracias a su participación en Vivir del Cuento, me habló orgulloso sobre los nuevos personajes que ha creado.

El primero es Amore H, a la que Andy define como una “mujer fina, presumida. Trabajó en el sector de la salud en Cuba. Le dicen la Calentica, ha enviudado en muchas ocasiones, pero es rapidita en las relaciones”.

Le sigue Armando Caos. “Un ingeniero textil de profesión, predice Family Armony Fundation, (Fundación por la armonía familiar) experto en temas de familia y consejero matrimonial. Es un gobernado y su mujer se va con muchos amigos a pasear fines de semana y él dice que no puede demostrar celos y dominar la ira, porque es muy violento. (Mentira, la mujer hasta le pega)”, me aclara.

Después está Lina La Javá, “La Capirra de Hialeah”. Lina “lleva años en Estados Unidos, mujer alegre, ex-bailarina de la comparsa del alacrán en Cuba, fue reina del carnaval en Muelas Quitas en Camajuaní, es una gozadora de la vida y se faja con quien le diga la Java-lina”.

Estos personajes, nacidos todos en suelo norteamericano, llegaron a la vida de Vázquez de una manera casi increíble:

“No me vas a creer. Los tres nacieron el día que los estrené. Me vestí en la mañana y ese día estaban saliendo en la noche por MegaTv y UnivistaTv”.

Andy, padre de tres niños, no pierde la oportunidad para hacer un aparte y hablarme de ellos. Primero me cuenta de “el niño del medio, que es cómico y le gusta hacer como Mr. Bean”.

Luego me habla de Isabella, la pequeña de menos de un año de edad a la que “pintan de Facundita”.

Y después, con un tono de orgullo, me habla de Andy Abraham, el mayor de los tres, que vive en Suecia.

Andy, que se niega a presumir el éxito que han tenido los nuevos personajes, me pide que constate personalmente que así ha sido, que lea los comentarios, que mire los mensajes que a diario le escriben.

Y no ha sido para mí sorpresa alguna encontrarme con una página de Facebook y una cuenta de Instagram en la que, de todas partes del mundo, recibe el cariño sincero de mucha gente que los sigue, aunque ya no vive del cuento.