Padre cubano ‘se planta’: ‘Si me desalojan me voy para el Capitolio’

Padre cubano se planta ‘Si me desalojan me voy para el Capitolio’

Autoridades de la Dirección Municipal de la Vivienda de Boyeros dieron un ultimátum de desalojo a siete familias que residen hace más de cuatro años en un local colindante a la empresa de Almacenes Universales S.A, el cual fue abandonado después de sufrir un devastador incendio.

Dunny Acosta García, una de las residentes del inmueble, dijo a CubaNet Noticias que las autoridades les dieron un plazo de diez días para que abandonen el local o serían desalojados por la fuerza.

“Nosotros llevamos aquí cuatro años y tres meses en este lugar, llegamos aquí por necesidades de vivienda y entonces, este desalojo que están haciendo ahora por la resolución 706 del 2019 nos las están emitiendo para que salgamos ya, y nosotros no tenemos para dónde ir. Pero, además, estamos hablando de siete familias que tienen un promedio de nueve niños entre todas”, dijo Acosta.

“Esto pertenecía a la Empresa Eléctrica y ahora están diciendo que está adjudicado a la empresa de Almacenes Universales S.A. Sin razón alguna, nos han dicho que tenemos que salir de aquí, porque esto es de ellos. Pero todo lo comenzó la abogada, porque no es ni la dirección del centro. Según hemos podido saber, a ella se le ha ocurrido que hay que sacarnos de aquí, pero sin alegar una excusa justa”, añadió Acosta.

“Cuando llegamos aquí todo esto era tremendo monte, pica pica, de todo. Aquí dentro de la casa había cuatro zanjas que nos llegaban por el pecho y todo eso nosotros lo rellenamos. No tenía ventanas, no tenía nada, nosotros se lo pusimos todo y tuvimos que abrir puertas para hacer el baño, porque aquí no había nada, todo se lo habían llevado”, destacó, por su parte, Niurka Flores Dumoy.

“Hay una abogada que se llama Idalmis, que trabaja en la base de camiones que está aquí enfrente y pertenece a una empresa agrícola, que ella esta albergada allí en esa empresa y es amiga de la abogada de aquí los almacenes. Esa Idalmis vino aquí a amenazarnos, a decir que este terreno ella lo había pagado y que iba a ir por la canalita, porque ella sí sabía lo que tenía que hacer”.

“Nos amenazó con que nosotros teníamos que salir de aquí y que si no salíamos por las buenas, entonces íbamos a salir por las malas. Claro, como son abogadas tienen poder y nosotros no”, argumentó Dunny Acosta.

“En vivienda municipal nos dijeron que teníamos que salir porque eso era lo que nos tocaba. Fuimos al gobierno municipal y vimos por la fuerza, porque no nos querían atender, a la vicepresidenta de construcciones. Esta no nos dio ninguna respuesta, solo nos dijo que sí, que teníamos que salir porque eso era lo que estaba estipulado. Nos intentó obligar a firmar un documento donde aceptábamos salir y, como no lo firmamos, nos dijo que no le importaba, porque de todas maneras la orden ya estaba.”

“El mismo día fuimos para el Consejo de Estado donde me tuvieron encerrada en un cuarto por tres horas. Después de las tres horas me hicieron una entrevista, pero sin resultado. Lo mismo en la Dirección Provincial de Vivienda y en el Ministerio de la Construcción. Fuimos a todos lados buscando ayuda, buscando orientación por todos los medios, alguien que nos dijera que teníamos que hacer… en fin, nadie nos explicó nada, no nos hacen caso. Estos hijos de p… solo saben maltratarnos”, enfatizó Acosta.