Reynier y Francisco, dos cubanos que se abren paso en México como barberos

Reynier y Francisco, dos cubanos que se abren paso en México como barberos

Muchos cubanos han salido de la isla con el afán de conseguir asilo político en Estados Unidos, sin embargo, en lo que eso sucede, se han asentado en México donde ‘luchan’ por salir adelante.

A raíz del cambio de políticas, muchos migrantes, enfrentando una posible deportación y sin camino fácil a Estados Unidos, ahora buscan asilo o algún otro estatus legal en México.

De ahí que han comenzado a aparecer nuevas comunidades migrantes a medida que gente de todo el mundo echa raíces en esa nación.

En Tapachula, por ejemplo, “la composición demográfica ha cambiado, al tiempo que a los migrantes de Centroamérica —fuente de la mayoría de los migrantes— se les han unido otros de Haití, Cuba, Venezuela, el Sur de Asia y África Subsahariana”, explica la prensa local.

“Mientras aguardan a que sus solicitudes sean revisadas, algunos ganan algunos pesos como jornaleros. Sin embargo, otros han abierto negocios, una expresión de la ambición, creatividad y valentía que impulsó a muchos migrantes a abandonar su hogar en busca de una vida mejor”, añade.

Este es el caso de muchos antillanos, quienes, en suelo azteca, han emprendido sus propios negocios o han comenzado a trabajar en el de otros, pero no se han quedado de brazos cruzados.

Así lo han hecho estos dos cubanos en el mismo centro de la ciudad fronteriza de Tapachula. Uno de ellos es Francisco Reyes, quien decidió abrir una barbería “para ganarse unos kilos”.

El otro es Reynier Rodríguez, quien se le unió porque ya tenía habilidades como barbero.

 “Los cortes tenemos una lista, van desde los 50 pesos mexicanos hasta 70, no se le puede cobrar más a la gente acá. La gente aquí en Tapachula, nos busca a nosotros, nos quieren por nuestro trabajo, que tratamos de realizar al cien y lo hacemos de una manera profesionalmente”, dijo a la prensa independiente cubana Reyes, quien lleva 11 meses esperando poder finalizar su proceso de asilo.

 “Quisiera legalizarme aquí en México, seguir trabajando en esto y tratar de ayudar a familia desde aquí mismo”, añadió. “Yo me he dado cuenta que las posibilidades son más reales aquí en estos momentos que en Estados Unidos”, comentó.