Suspenden concierto a Pancho Céspedes en La Habana ‘es un pecado decir la verdad’

Suspenden concierto a Pancho Céspedes en La Habana 'es un pecado decir la verdad'
Foto de: Instagram/Francisco Pancho Céspedes

El cantautor cubano, Francisco ‘Pancho’ Céspedes, ha hecho fuertes declaraciones tras conocer la suspensión de su concierto en La Habana.

Pancho’ Céspedes ha realizado una extensa publicación donde resume su indignación por lo que considera una represalia por su posición política. A continuación, fragmentos:

Me avisaron en la tarde que la ya predecible cúpula cubana estaba reunida para determinar la suspensión de mi presentación hoy 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer en el Cabaret Copa Room del Hotel Riviera en la Habana, Cuba.

Parece o es una realidad que decir nuestras verdades y sentimientos sobre el fracaso del proyecto “revolucionario” luego de 61 años en que la inmensa mayoría de la población vive en la pobreza bajo amenaza de represión si osan disentir con lo establecido lo que es pecado como para aquella religiosa e implacable Inquisición del Medioevo;

 lo dije allí en La Habana hace 4 días en público, donde es imperdonable, al sentirse dueños de un país no traducible, más que al parecer gobernado por corruptos psicópatas del como malviven casi todos, al como mejorviven los pocos ello(a)s.

Pienso en los que me han estado escribiendo ilusionados y que ahorraron para cantar juntos mis canciones porque esto(a)s tipejo(a)s de la prohibición no merecerán jamás lágrimas mías.

Pienso en las porosas manos absorbentes de la dirigencia de Cultura hoy acostumbradas a que los artistas “donen” sus ofrendas para subsistir en ciertos círculos de presentaciones y promocionales; pienso en mis amigos a los que les pido tengan calma con la indignación que se puedan sentir ante esta noticia,

Los del gremio y los oportunistas que apoyan y no han dicho ni siquiera una frase de solidaridad jamás…Ni se les ocurra siquiera insinuar me vendí al otro bando porque para mí solo se traen un jueguito común con los politiqueros de Miami y el mismo discurso, inventando sus falsos héroes y aprovechándose de las verdaderas víctimas.

No estoy pidiendo solidaridad ni palmadas de consuelo, solo tal vez una conversación tranquila ustedes con sus sentimientos y el nivel de conciencia en que se encuentren los que se niegan la luz y han decidido hasta hoy cerrarle los ojos a la justicia, a la decencia y a la magnífica cabalidad.